1 junio 2023

Hipoacusia: tipos y como tratarla

Sabemos la importancia que le das comunicarte con tu familia, poder disfrutar de tus canciones de siempre, relajarte escuchando los sonidos de la naturaleza… Pero, tu audición puede estar afectada por varios trastornos auditivos, en muchos casos los trastornos auditivos pueden aparecer de manera conjunta, llegando a afectar tu capacidad auditiva.

¿Qué es la Hiperacusia?

Cuando hablamos de hiperacusia nos referimos a la condición que poseen algunas personas con una sensación de hipersensibilidad frente a sonidos cotidianos. De manera que la hiperacusia afecta de manera directa a la vida de quien la padece, presentándose con niveles elevados de ansiedad.

La hiperacusia suele venir acompañada de dolor de oídos, acúfenos o tinnitus, episodios de estrés y pánico, o bien se presenta la sensación de tener un objeto extraño en los oídos. Muchas personas que padecen de hiperacusia también presentan episodios de mareos y vértigos.

Se trata de un problema de salud crónico que afecta a 360 millones de personas en el mundo. Es la debilitación de las funciones auditivas en menor o mayor grado, que en algunos casos puede generar la imposibilidad de mantener conversaciones adecuadamente, por falta de intensidad o de entendimiento. 

La hipoacusia puede empezar a cualquier edad, por eso es importante detectarla y tratarla a tiempo con especialistas en la salud auditiva. Muchas veces esta afección puede estar relacionada por predisposición genética, sobreexposición al ruido continuo o por prescripción de algunos medicamentos.

Para saber los tipos de hipoacusia que existen tenemos que tener en cuenta tres factores: el tipo de hipoacusia por su ubicación en el oído, el grado y el perfil.

Tipos de hipoacusia según la ubicación en el oído

  • Hipoacusia conductiva:  Ocurre por una alteración en el oído externo o el oído medio. Cuando se padece este tipo de hipoacusia, hay una dificultad en la propagación de los sonidos por vía mecánica, cualquiera de los elementos del oído externo o medio dificulta su transmisión porque no conduce el sonido.
  • Hipoacusia neurosensocial: Ocurre por una alteración en el oído interno y el nervio auditivo. La hipoacusia neurosensorial puede ser congénita, que se produce desde el nacimiento o bien, adquirida con el paso del tiempo. Cuando se padece este tipo de hipoacusia cuesta entender y los elementos que forman el oído interno no funcionan correctamente. Repercute a la transducción del sonido o al sistema nervioso.
  • Hipoacusia mixta: Es el tipo de hipoacusia que combina la hipoacusia conductiva y la hipoacusia neurosensorial, estando afectado tanto oído externo o medio como el interno.

Tipos de hipoacusia según su grado

  • Hipoacusia leve: Cuesta entender en entornos ruidosos. (25-40 dB)
  • Hipoacusia moderada: Cuesta entender el habla sin ayuda del audífono. (41-70 dB)
  • Hipoacusia severa: Necesita una prótesis auditiva para poder relacionarse. (71-90 dB)
  • Hipoacusia profunda: Solo se pueden percibir sonidos muy altos. (+91 dB)

Tipos de hipoacusia según el perfil

  • Con caída en graves: La hipoacusia se agrava en la frecuencias graves, es probable que sea congénito o por excesiva exposición a ruidos fuertes por largo periodo de tiempo.
  • Con caída en agudos: La hipoacusia se agrava en frecuencias agudas, esto sucede en la presbiacusia, la hipoacusia por el paso del tiempo o también por excesiva exposición a ruidos fuertes por largo periodo de tiempo.

¿Se puede tener hiperacusia unida a la pérdida auditiva?

Aunque parezcan trastornos auditivos opuestos, la respuesta es sí. Además, se trata de dos trastornos auditivos que aparecen de manera combinada y que son frecuentes en nuestra población. Algunas situaciones explicadas por pacientes que padecen de hiperacusia además de hipoacusia serían:

  • En conversaciones con otras personas, se presentan ruidos muy altos además de la voz.
  • Al ver la televisión, los ruidos de la misma TV o externos hacen que se pierda la atención del programa que se está viendo.
  • En los restaurantes, los ruidos de los platos y cubiertos son muy desagradables y si se comparte mesa con más personas, es imposible entenderlos.

Los pacientes que padecen ambos trastornos auditivos, necesitan llevar un seguimiento exhaustivo de su audición, además de una comunicación abierta con el paciente para poder adaptarnos plenamente a sus necesidades.

La hiperacusia unida a la pérdida puede solucionarse con una adaptación protésica, es decir con el uso de audífonos. Primero se tratará la hiperacusia, para desensibilizar la vía auditiva, con el fin de que poco a poco, el paciente que padece de hiperacusia, abandone los elementos de protección contra ruido. Una vez que la hiperacusia esté controlada, se procederá a tratar la pérdida auditiva.

¿Cómo podemos evitar la hiperacusia asociada a la pérdida auditiva?

  • Evita la exposición continuada a niveles de ruido elevados.
  • Utiliza equipos de protección auditivos como los tapones o cascos protectores del ruido.
  • Mantén tus oídos limpios, evita tapones de cerumen.
  • Estos trastornos asociados, pueden causar irritabilidad en la persona que los padece, llegando incluso a afectar al entorno del paciente. Es muy importante tratar esta patología con mucha empatía y asertividad.
  • Es muy importante buscar la ayuda de un especialista para resolver este problema de una forma favorable.
  • Los audífonos son productos sanitarios que protegen al oído de los ruidos de alta intensidad y ayudan a tratar la pérdida auditiva.

En Biacustic no queremos que dejes de disfrutar de la vida por no escuchar como te gustaría. 

Cuidamos de tu salud auditiva, ven a conocernos y descubre cómo es tu audición, el estudio es gratuito.

En Biacustic tenemos pasión por escuchar.

Noticias relacionadas

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y promociones